FILSOFÍA DEL TRABAJO

Ofrecemos unos servicios integrales, para el guía, el perro y la propia familia que convive en el mismo hogar, no debemos olvidar que el perro es un miembro más de la familia y debe saber qué lugar le corresponde, con sus derechos y obligaciones.

Siempre se ha dicho que el perro es el mejor amigo del hombre, y siempre nos seguirá aunque su calidad de vida no sea muy buena, pero:

¿Os imagináis hasta donde sería capaz de seguirnos si además su relación con nosotros es buena?

Es muy cierta la frase que dice “el perro se parece a su dueño” la explicación es muy simple, por su deseo de satisfacernos el perro intenta imitar en la medida de lo posible nuestros comportamientos, si por norma general somos personas con un ritmo de vida tranquilo en un índice muy alto de probabilidades el perro mostrara conductas muy parecidas al dueño, igual si somos con un ritmo muy ajetreado tendremos siempre un perro muy activo, si nos gusta hacer deporte y nos hacemos acompañar por nuestro can, también le gustara hacer deporte, aunque en realidad lo que más les gusta en estos casos que he comentado, es el hacer este tipo de actividades con nosotros. Todo esto si hablamos de perros estables y bien educados, los problemas vienen cuando no hay un equilibrio en la relación.

nuestro-trabajo-you-can

Metodología

Es por eso que nuestra metodología de aprendizaje y enseñanza consiste en averiguar las habilidades innatas en nuestro perro y potenciarlas.

Por otro lado ayudarle en las cosas que detectemos que más les cuestan hacer y intentar ponérselo de la manera más sencilla posible para poder tener éxito en la conducta a realizar.

Leer al animal

De la manera más natural posible, sabiendo leer el estado emocional tanto del perro como del guía, estableciendo un canal de comunicación por señales que harán que aprendamos a entender lo que nos está diciendo en cada momento.

Lejos de lo que podamos creer, un perro continuamente nos está hablando, por señales, interpretarlas es sencillo, pero como todo hay que aprender y alguien tiene que enseñarnos.

Recompensa

La mayoría de las veces para el perro la simple resolución de un problema ya es un premio para él y ver nuestra satisfacción al comprobar que lo ha conseguido es también una buena recompensa ya que demostramos un estado de ánimo muy positivo hacia el consiguiendo un relación muy especial.