13 oct2015
0 Comentario
Adiestramiento

Busquemos un material adecuado según nuestro perro, raza, tamaño, y nuestras aptitudes para manejar la situación.

La correa: preferiblemente larga (de 2 metros) multiposicion a poder ser o extensible (las hay de varias medidas de largo y grosor). Las correas cortas dan muy poco margen de maniobra y el perro está obligado a caminar todo el tiempo muy cerca de nosotros, si no está acostumbrado es muy incomodo para ellos, invadimos su espacio de confort  y esto no es natural para ellos, se sentirán más cómodos si tienen cierta libertad.

  • Nunca collar de ahogo ni collar de pinchos, pensemos que hay que lograr que el perro este cómodo paseando atado a nosotros y sin tirar, si pudiésemos meternos en la mente del perro probablemente este pensara, esto me apreta mucho en cuanto llegue al parque dejara de apretarme, igual pasara con el collar de puas, aun no he conocido un perro que por llevar este tipo de collares deje de tirar, siguen tirando igual o con más fuerza por que llegar a la meta que los mueve, para ellos es dejar de sentir ahogo o dolor
  • Elementos anti tirones (Halty, Easy Walk…..). Existen diferentes sistemas. Tratan de incomodar el que el perro tire sin utilizar estímulos tan negativos como el ahogo o el collar de pinchos. En algunos casos funcionan pero en otros no. Dependerá de la razón por la que el perro tira.

 

Hay que recordar que el halty no es ni un collar en sí, ni un bozal, es un complemento a un collar o arnés para evitar que el perro tire, es el mismo principio que los estribos de los caballos, porque le gire el cuello ayudara a frenarlo, pero si en ese instante el estimulo es muy fuerte lo único que vamos a conseguir es hacerle mucho daño en el cuello y posibles lesiones de cervicales.

  • Arnés, retenemos mejor si el perro tira sin hacerle ningún daño, pensemos también que el tiene mucho mejor punto de apoyo y va a estar más cómodo para ejercer un máximo de fuerza.
  • Collar fijo, tenemos la posibilidad de un manejo más preciso.

No es necesario castigar al perro físicamente para conseguir que no tire de la correa, el típico tirón de correa fuerte para que el perro no avance, el trabajo está en la paciencia y en saber enseñarle que si tira iremos más despacio, si aumenta la fuerza podemos llegar a parar, nunca de un modo brusco, amortiguando la frenada con el brazo, nuestro brazo tiene que ser una extensión de la correa y si sigue muy ansioso y cada vez tira mas fuerte podemos y debemos cambiar de dirección, debemos enseñarle que vamos a donde nosotros decidimos, no donde el perro decide.

Regañarle, ya sea de forma física o verbal, puede generar aún más tensión al momento. Si el perro tira porque tiene miedo o porque es reactivo frente a otros perros, lo último que debemos  hacer es meter más presión en ese momento.

porquearnes

Deja un comentario